El riesgo de vivir


Sentate, date un rato más, reflexiona. Estás seguro? Mira que no hay vuelta atrás. Siempre hay un poco más de agua en el dique, siempre se puede hacer más.

No, ya está. Hasta acá llegue.

Cuando te decidís, cambias. No hay vuelta atrás. Cambias vos y cambia tu entorno. Es bueno decidir, es aún mejor ser decidido y no arrepentirse. Porque cuando queres volver sobre tus pasos, ves que alguien se encargó de borrar las huellas.

Convencete de lo que queres y hacelo. Si te equivocas y pisas en falso, acomoda bien esa zurda para pisar fuerte, firme y seguro, sino te van a empezar a contar los segundos en la lona. 

Son más las veces que nos equivocamos que las que acertamos, pero el verdadero guerrero es quien logra transformar un fallo en un pleno que te permita reacomodar las fichas.

Pensá, reflexiona, movete, hace, equivócate, acerta. No dejes que nadie lo haga por vos.

El final siempre va a depender de lo que vislumbras en tu cabeza 


Anuncios