El peor momento de mi vida


ALEMANIA VS. ARGENTINA

Otra vez mi ídolo hace maravillas. Agarra la pelota de espaldas a la cancha, y todos nosotros, sentados en el sillón con una birra en la mano, vemos en la otra punta de la pantalla, cual partido de Play, a Lavezzi sólo. Algo imposible de ver dentro de la cancha cuando agarras la pelota de espaldas. Bueno, imposible para cualquier ser humano, no para él, que se dio vuelta y en un instante leyó la jugada, cambio de punta para el ‘Pocho’ y arrancó la ilusión.

La lleva Lavezzi y nosotros nos vamos impacientando, tira el centro y mi primo dice “no, está en offside”, le pega a la bocha Higuaín y se infla la red, la primera satisfacción en la jugada. Fueron dos segundos que esperamos a ver que pasaba, todos habíamos escuchado el comentario de Juanchi y eso nos hizo entrar en duda si el ‘Pipa’ se encontraba fuera de juego o no, Vignolo grita el gol y la cámara se va con el goleador que se marca el pecho dejando en claro que él fue quien lo logro, después de su error tenía revancha y se lo dejaba en claro a todos. Fueron dos segundos que esperamos para ver si el gol valía. Si señores, vale. A gritarlo.

GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL! La concha de la lora, GOL! Abrazos, gritos desaforados, muchos. Nos sacamos la bronca, se puede viejo, se puede salir campeón, estamos ahí…
GOOOOOL! “No, para! no vale, fue offside”
“¿Cómo? No puede ser. Hasta lo habían puesto en el marcador”

Nunca estuve tan cerca, nunca me voy a olvidar de esos diez segundos, los mejores de mi vida, los peores. Quede afónico por ese festejo. Fue el gol que más grite en mi vida y no valió.

No volví a ver esa jugada ni ninguna otra. Dudo que lo haga algún día, pero me lo acuerdo todo, no me olvido ningún detalle. Fue lo mejor que me pasó y como siempre, todo lo bueno termina mal.

Anuncios